Por qué me masturbo

clitoris rosa blau

¿Que por qué me masturbo tanto?
Supongo que me lo han preguntado muchas veces pero hoy me pilló por sorpresa.
¿Tanto me masturbo?
¿Dónde está el masturbómetro?
No lo encuentro
Y es que creo que nunca había sentido la necesidad de encontrar una razón digamos racional al hecho de amarme.
¿Porque eso es lo que es, no, la masturbación? Un acto de autoamor.Y, si no ¿Qué?

Dejo el “tanto” para luego y me concentro en el porqué o para qué…
Me masturbo porque me gusta. Aquí podría terminar de hecho el artículo. Con eso vale ¿no? Cuando algo nos gusta y no daña a nadie, podemos hacerlo siempre que nos plazca ¿no?… ui! Señor cura. No. A usted no se lo pregunto. Que su relación con su cuerpo y la mía con el mío van por parajes completamente diferentes…
Pues, eso. Me gusta. Me gusta amarme, acariciarme, mimarme, explorarme, conocerme… Si le quito el “-me”, parezco hasta “normal”: me gusta amar, acariciar, mimar, explorar, conocer,… ¿A que ahora no parezco una obsesa sexual?
¿Por qué puedo dar todas estas atenciones a los demás y a mí no? ¿Qué tienen los demás que no tenga yo? Pero si soy la persona a la que más amo en el mundo. Soy la única persona con la que, seguro, voy a compartir todos los días de mi vida hasta que la muerte nos separe (o no)[*] . Más vale que me cuide ¿no?
Yo me amo mucho y por eso me gusta demostrármelo, susurrármelo, escribírmelo en la piel,…
Así pues, me masturbo para hacerme el amor, me masturbo para darme placer. Y también me masturbo para relajarme, para el dolor de cabeza, para los cabreos, para el dolor de la regla, para dormir cuando esta cabecita indomable no calla,…

Hay dos cosas que la gente suele acoplar al acto de autoamarse y que yo creo que no tienen porqué ir irremisiblemente pegadas.
Una es el hecho de tener pareja o no
La otra es la búsqueda del orgasmo
Si no tengo pareja, NO me masturbo para consolarme… aunque algunas personas sean mis compañeras favoritas de algunas fantasías. Porque sí, algunas veces dedico ese momento de placer a alguien en concreto que no soy yo. A veces me imagino que estoy con alguien y… bueno, me gusta imaginar que hacemos cosas que quizás nunca haremos en el plano “real”. Porque eso son las fantasías: espacios carentes totalmente de de límites o control que se viven en esa dimensión inmaterial a la que vamos cuando cerramos los ojos (o no) y fantaseamos.

Si tengo pareja, SÍ me masturbo. Con o sin ella. ¿Porqué debería de dejar de autosatisfacerme por tener a alguien al lado con quien también lo hago? Aunque tenga pareja, hay cosas que me gusta hacer sin ella. Y una es autoamarme. Son preciosos momentos míos, sólo míos. Incompartibles y sagrados. Son momentos de intimidad y encuentro conmigo misma que me encantan y los necesito. Yo.

Y, por útlimo: NO. No siempre busco el orgasmo. A veces lo encuentro sin buscarlo. A veces sólo quiero un orgasmo rápido sedante (entonces suelo usar mi vibrador). A veces no lo busco y no viene. No siempre que tengo un encuentro íntimo conmigo busco el orgasmo… ¡Tampoco lo rechazo! Pero han sido tantas las ocasiones en las que he disfrutado conmigo muchísimo sin orgasmos…

Bueno. Esta soy yo. Me busqué y me encontré. Encontré lo que me satisface. No digo que esta sea la fórmula universal. No creo en ellas. Ésta es mi fórmula y la comparto para invitar a todas las mujeres a encontrar la suya. Defenderla, amarla y, sobretodo, gozarla. <3

[*] Si hay vida más allá de la muerte ¿habrá sexo y placer también? ¿O eso sólo pasa aquí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *